RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Personaje BUE

Susana Rinaldi



TEATRO

En la obra Bájame la lámpara, pude apreciar de una manera más que ejemplar diría, la actuación de cada una de estas mujeres a quienes yo llamo hermanas mías: Lidia Catalano,  Miriam Martino, Stella Matute y Mirta Álvarez, que es la más nuevecita, la que menos conozco. Son mujeres decididas a hablar de la mujer, no como un extracto solitario, sino por la diferencia, la diversidad de colores que la mujer de pronto ofrece como mirada ante el mundo. Un mundo que se pasó muchísimos años minimizándola y sistematizando su actitud frente a la vida, frente al varón, frente a los hijos, frente a su imposibilidad de compararse en el trabajo del hombre, haciendo prácticamente lo mismo pero ganando mucho menos. Esas imparcialidades me hacen sentir, a los 82 años que voy a tener, que parece imposible que estas cosas sigan sucediendo.

Bájame la lámpara. Espacio IFT. Boulogne Sur Mer 549.



MÚSICA

Donde siempre voy a escuchar una buena música, es sin duda, es en el Teatro Colón, naturalmente. Allí no podés esquivar una cosa muy primaria que tiene, que es la calidad de la música sinfónica, la clásica. La música popular pega un poco, por ahí de refilón, pero esa música que te brindan, a través de sus compositores, a través de sus directores orquestales, a través de sus cantantes, siempre es de primera.

Pero como sé también que por un problema de prurito, que a veces es real, por lo comercial, se le hace un poco difícil a la gente el acceso, también está un lugar que nació, si querés, para pontificar por la música desde otro costado, que es el CCK, el Centro Cultural Kirchner. Ofrece un ámbito especial, una sala abierta a toda posibilidad de diálogo, desde la música, desde la poesía, desde el teatro, en fin.  Marcaría la posibilidad de darnos cuenta de que ambos lugares, aunque parezcan tan distantes, nos traen sorpresas, ramalazos de otras cosas y otras historias, toda la gente nueva que, por ejemplo, surge dentro del campo de la música.

Gente que hay que tener en cuenta. Yo trabajo de eso, precisamente, resaltando que tienen derechos que recién ahora, aunque parezca mentira, empiezan a observar como inalienables.  Qué buena cosa que existan lugares como AADI (Asociación Argentina de Intérpretes), para defender derechos como estos, para que quienes ejercitan esta historia con la música sepan de qué se trata y por qué se los está defendiendo.

www.teatrocolon.org.ar

www.cck.gob.ar

www.aadi-interpretes.org.ar



PLÁSTICA

Nora Iniesta es un personaje muy especial y muy particular. Una mujer como la mayoría de las artistas plásticas de nuestro país, muy humildes desde todo punto de vista, incapaces de ir a pregonar a los cuatro vientos que se las admite más en una galería que en otra, de discutir ese tipo de cosas. Agradecen cada exposición.

Renata Schussheim también tiene cosas muy líricas. El gran dibujo que tiene es maravilloso.

Después, tuve la suerte de descubrir, de pura casualidad y gracias a un homenaje a Victoria Ocampo, a Aurora Simonazi, que es una gran plástica marplatense, esas cosas que de pronto aparecen en tu vida y decís qué suerte. O a la señora que tengo acá atrás (señala la pintura que cuelga en su sala), que es Matilde Grant, que es una maravilla, y que durante tantos años se achicó frente a su marido ¿no?,  para no mostrarse con la grandeza que tiene. Yo tuve la suerte de conocerla en París, y de poder comprarle este cuadro que me parece una adquisición.

www.norainiesta.com



CINE

Hay dos cosas que me movilizaron cinematográficamente: Pampa bárbara, por el lado del cine nacional,  y por otro lado, Lo que el viento se llevó. Ese es un poco el extracto. Pampa bárbara, de Hugo Fregonese y Lucas Demare, porque con tan pocos medios como se tenían por aquellos años (entre los 40 y los 50) cautivaba mucho más que las películas hechas en Hollywood de Carlos Gardel. Lo que siento es que al mismo momento de quedarte absorta y no frente  a una película norteamericana, por ejemplo, que era lo que más entraba acá para verse, repasaras hechos que fueron de tu propia historia, y además realizados maravillosamente.  Si alguna vez pasan en la televisión esa película yo me quedo a verla porque me emociona que pueda haberse hecho tan bien en esa época. Se las recomiendo a los más jóvenes. Los chicos tendrían que verla; marcaría muchas cosas.

Y Lo que el viento se llevó porque contaba el desafío de lo que era una mujer frente a la vida que ella elegía, y no que le elegían para. Y eso, para que quien como yo vivía en una casa de mujeres, cuando empezabas a vislumbrar a otras cosas y a pensar de otra manera -veías que habías tenido una abuela, que habías tenido una bisabuela, que tenías una madre, ni hablar-, pero mujeres solas. Decía Edmundo Eichelbaum, "casta de mujeres que alumbran huérfanos". Preciosa esa manera de definir la fuerza de la mujer en aquellos años. En ese momento, la heroína de la película nos parecía la mejor cara que la lucha por la vida nos podía mostrar para imaginar otro temple, otro desafío, otra manera de aspectar la vida también desde la mirada de una mujer. Eso fue Lo que el viento se llevó, que además contaba con la actuación de Vivien Leigh, una gran actriz inglesa que fue descubierta ahí, en esa película. En aquellos tiempos el actor, que era tan famoso (Clark Gable), que tenía tanta atracción en el campo femenino, tampoco impedía ver la decisión, la fuerza de lucha de esa mujer sola en el mundo, finalmente, por haberlo decidido previamente.

Gone with the Wind (EUA, Victor Fleming.1939)

Pampa bárbara (Argentina, Lucas Demare y Hugo Fregonese, 1945)

 



BAR

Por lo que canto voy a decir el Café de los angelitos. Porque es un bar con connotación de los años 40, de los años 50, y sin embargo sigue hoy, en este tiempo moderno, instalando gente que se siente feliz de llegar a festejar, a participar de cualquier evento, con tal de que haya sido hecho en el café.

 Y además por una cuestión que me remonta a cuando yo era una chiquilina. Yo estudié ahí al lado, en Rincón al 70,  en un Instituto a donde íbamos todos los burros que habían echado a patadas de las escuelas secundarias, para poder aprobar las materias que habíamos dejado por ahí tiradas en cualquier lado.

Café de los angelitos. Rincón y Rivadavia. 



RESTO

El restaurante sigue siendo Edelweiss para mí. Por muchas razones, pero sobre todo, porque ha sido mi contacto primero con la vida de la noche, con la salutación a todas las grandes figuras del Teatro Nacional que yo alcancé a conocer. Y sigue siendo un lugar al que me encanta ir con toda mi familia. Siempre que voy se hace una mesa grande. Particularmente a mí me gusta mucho el champagne, pero cuando te lo traen bien helado, frappé, para anticipar la comida... Los mozos, que son divinos, los dueños de casa, que siguen siendo honorablemente amigos de una, yo agradezco muchísimo eso.

Zum Edelweiss.  Libertad 431.



UN SUEÑO

Me hubiera gustado ser Ministra de Cultura en la ciudad. Yo sé que sin querer o queriendo hubiera provocado un cambio muy grande. Por empezar la gente tiene que entender que cultura no es solemnidad. Y la solemnidad siempre, por razones que no me incluyen y por razones que desconozco, siempre se impone en la ciudad como un hecho. Sea lo que fuere, si no viene acompañado por esa figura solemne, es como si no existiera.

Y me parece que no hay derecho a eso.

Nosotros, dejándome llevar por las mujeres, somos Victoria Ocampo de un lado, sin duda alguna, pero también somos Eva Perón del otro. Esas dos cosas me martillan de muy cerca, porque tuve la suerte de tener una familia que amaron tanto a la una como la otra; eso me hizo crecer con otro criterio. Viste que cuando hablábamos de cine te conté de la importancia que para mí tiene la decisión de una mujer o de varias, de llevar adelante tal proyecto, tal idea, en fin. Estoy dando la visión de la mujer que quiere, de la mujer que sabe amar.

Hoy soy una abuela de cinco nietos que son muy diferentes uno del otro. Leyendo esto a lo mejor me interpretan mejor. Yo los amo sin decírselos todo el tiempo, sin besuquearlos demasiado.  No me gustan los besucones, pero me encanta poderosamente poder abrazar a cada uno de mis nietos y sentir que es la abuela que los está abrazando. Es un sentimiento que me ha llevado por otros carriles, en los últimos años.

 

 

 

Susana Rinaldi

Actriz y cantante de tango. Intérprete. Artista que trasciende épocas, siempre representando lo mejor de nuestra música y de nuestra cultura.