RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos internacionales

El poder de la moda

Por: Soledad Castro Lazaroff

Se estrena una película australiana donde brilla Kate Winslet con una verdadera fuerza femenina.

“El poder de la moda” no es una película perfecta. Tiene varias debilidades: a veces roza la inverosimilitud, es larga, tiene demasiados elementos de género mezclados; es desordenada, despareja. Sin embargo allí radica su potencia, en la sensación de que hay algo que se quiere decir a toda costa, aún a tropezones; algo genuino que tiene que ver con una idea repetida pero no por eso menos auténtica: ningún pasado está saldado hasta que se enfrenta. Tal es así que incluso los signos de época dejan de importar (la construcción de “los cincuenta” es también endeble) para dar paso a una historia terrible con visos de absurdo que encuentra un milagroso equilibrio entre el tono de drama y el de comedia.

Una mujer sofisticada que ha aprendido diseño de modas en París vuelve a su pueblo de origen en Australia. Allí está su madre loca que apenas la recuerda y una serie de personajes de una mezquindad inigualable, tal vez emparentada con aquel “Jean de Florette” de Claude Berri donde Gerard Depardieu también era víctima del silencio atroz y cómplice de una aldea. Un viejo trauma acosa a Tilly; la acusan de haber matado a un compañero cuando era niña. De todos modos, ninguna vecina chusma podrá resistirse al poder de sus diseños y vestuarios, con los que logra sacar para afuera lo más hermoso de cada una y transformarlas en damas de una peculiar (y bizarra) elegancia.

No es casual que Tilly se dedique a la ropa y encuentre en la femineidad la salida para empoderarse contra su condición de víctima. Kate Winslet saca un partido brillante de este acontecimiento: es puro cuerpo en escena, presencia material, ostentación de una serena sensualidad. En contra de la visión romántica de que lo rural es necesariamente más puro y sano que lo citadino, la entrada del “aire de ciudad” en el pueblo es un viento refrescante que viene a alterar el orden patriarcal y la violencia solapada contra las mujeres, que también –y sobre todo – es avalada por ellas mismas. Con una lógica de western donde el forastero introduce aquella semilla de cambio de la que no se puede volver atrás, Tilly irá avanzando contra la inmoralidad sin prisa pero sin pausa, hasta concretar una vendetta digna del mejor Tarantino.

Estreno en Buenos Aires: 9 de junio.