RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

La larga noche de Francisco Sanctis

Por: Laura Ávila

Después de un largo recorrido por festivales internacionales, llega a nuestras pantallas la opera prima de Andrea Testa y Francisco Márquez. 

De joven, Francisco Sanctis escribía. Al menos, una vez hizo un poema que le publicaron en el diario de la facultad.

Ahora, a los cuarenta y cinco años, tiene bigote de hombre grande, dos hijos, una mujer un poco aburrida de esperar que le den un aumento en la oficina y un mundo interior que no le muestra a nadie.

Francisco Sanctis sabe que algo malo está pasando. Con el país. Con el mundo. Afuera de su casa sucede, borrosa, la dictadura militar, y aunque trata de mirar para otro lado, recibe un dato de dos personas que van a ser secuestradas esa misma noche.

Ese sería el gran conflicto de Francisco Sanctis. Saber en qué lugar va a pararse para el resto de su vida. La trama, que en otras manos quizás hubiera sido oscura, existencial, acá está abordada con un retorcido sentido del humor, una búsqueda de retratar con imágenes y sonidos la desorientación angelada del protagonista. Los directores, que también desarrollaron el guión partiendo de la adaptación de la novela de Humberto Costantini, logran mucho clima, mucho suspense. Juegan con el espacio en off, generando un hilo muy fino pero en constante tensión que no permite despegar los ojos de lo que está aconteciendo.

La actuación de Diego Velázquez es soberbia. Compone muy bien a ese hombre confundido, deseoso de ayudar, de estar a la altura de sus ideales de juventud.

El elenco, reducido pero muy efectivo, se completa con Laura Paredes, Valeria Lois, un estupendo Marcelo Subiotto (el mismo de La luz incidente) y Rafael Federman.

Hay una lograda labor de ambientación, desde la fotografía (de Federico Lastra, que trabaja con pericia los planos fuera de foco para conseguir esa bruma autista que rodea al personaje) y desde la dirección de arte (de Julieta Dolinsky). El montaje de Lorena Moriconi contribuye al ritmo atrapante y sutil. Y el sonido, de Abel Tortorelli, termina de construir el espacio sórdido, el invisible peligro que ronda al conflictuado Francisco Sanctis. Recomendada.

Estreno en Buenos Aires: Jueves 10 de noviembre.