RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Recital dramático

Mamapunk

Por: Juan José Bertolaga

El encuentro entre Karina K y Nina Hagen es un verdadero acierto, una conjunción que le va tan bien a Karina como al repertorio de la Hagen.

El reconocido talento de Karina K y su constante búsqueda, la han dirigido como una flecha a animar el panorama teatral, desde sus inicios en el teatro de vanguardia y también en el comercial, desde la época en que formaba parte del elenco original del primer Sugar.

Esta pulsión le ha hecho ganar el reconocimiento de sus pares y cantidad de premios, que han sido de ayuda para la difusión del budismo de Nichiren Daishonin, en la infinidad de veces que la hemos escuchado agradecer al guía y responsable mundial Daisaku Ikeda.

Esta figura corriente en los podios le ha elegido un material maravilloso. Puso en su camino a Nina Hagen, la creadora de la ópera punk, la trasgresora artista alemana que por más de cuarenta años se mantiene como el ícono inamovible del género.

Karina K asume la dirección general y en cada detalle se ve su mano, su sello creativo. Ha tenido la inteligencia de rodearse de un selecto equipo, con el cual ha logrado una calidad de espectáculo superlativo, amigos como es el caso de Tino Tinto quien le aporta una valiosa mirada. Su compañera de vida y en el escenario Cynthia Manzi desborda de talento y se ubica como una de las grandes revelaciones del momento al exponer su calidad interpretativa y las herramientas que posee para estar junto a La K. Ellas y la banda conformada por Tomás Rodríguez, quien también es director musical, Juan Giménez Kuj  y Fernando Seitz completan el equipo de escena. Un detalle para destacar es el trabajo de diseño de luces de Gonzalo Córdova, con una puesta sorprendente y espectacular.

Un material que jerarquiza la interesante y ecléctica programación del teatro Maipo, esa catedral de la comedia musical que provoca una emoción en cada visita.

 

Teatro Maipo

Teatro Maipo. Esmeralda 443. Viernes a las 23:30.