RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Clásicos

Akira, de Katsuhiro Otomo

Por: Soledad Castro Lazaroff

Se estrena en pantalla grande el clásico manga japonés de 1988.

El sentido de ir al cine ha ido cambiando con el paso de los años y la tecnología. Hace tiempo que hay muchísimas maneras de asistir a las películas (bajarlas de internet, verlas en plataformas on demand, mirarlas directamente online) pero para lograr ciertos efectos la pantalla grande sigue resultando insustituible. Sobre todo para películas creadas en el pasado, pensadas para ser vistas con ciertas dimensiones y condiciones de calidad en imagen y sonido que los métodos de visionado domésticos todavía no logran ofrecer. Además, ir al cine  implica un estado especial del espíritu: exige entregarse a la experiencia audiovisual de modo total, sin distraerse y compartiendo la intensidad del momento con otros muchos desconocidos. Esa es la apuesta que viene haciendo la cadena Cinemark al reestrenar clásicos de épocas pasadas y volviendo a ponerlos en la mesa de opciones culturales que se ofrecen a los jóvenes.

En este caso se trata de Akira, una de las películas más importantes del manga japonés de toda la historia del cine. Gran parte de la estética cyberpunk que se desarrolló en la animación japonesa durante los noventa y los dos mil es herencia en mayor o menor medida de esta película.

El cyberpunk es un subgénero de la ciencia ficción signado por la desconfianza en la tecnología y el progreso, que refleja visiones distópicas del futuro, donde una presencia fuerte de la informática y la cibernética se combina con una pésima calidad de vida para la mayoría de las personas. En sus universos, el avance de la ciencia provoca nefastos cambios de paradigma sociales o culturales.

El punto de partida de Akira es en 1988, donde una explosión atómica ha devastado Tokio. Ahora, 31 años después, la ciudad ha sido reconstruida pero el tejido social se está desgarrando. Revueltas civiles, anarquistas, pandillas callejeras y toda clase de violentos criminales asolan las calles de Neo Tokio, mientras que se ha erigido un estado policial. Tetsuo, miembro de una pandilla de motociclistas, cae herido en una refriega contra otra banda rival. Al mismo tiempo, un chico deforme aparece sorpresivamente en el lugar, a la vez que se encontraba huyendo de la policía; las fuerzas armadas se llevan al chico y a Tetsuo a una instalación militar secreta. Los compañeros de Tetsuo desconocen su paradero y uno de ellos, llamado Kaneda, se topa con Ryu, una chica que pertenece a la guerrilla. Kaneda se une a las fuerzas guerrilleras, y junto con la chica penetran a la base militar para descubrir que allí se realizan brutales experimentos genéticos para descubrir a un elegido, un ser todopoderoso que pueda controlar una descomunal fuente de energía conocida como Akira.

Esta trama compleja y apasionante se combina con efectos visuales realmente impactantes para su época, y que aún conservan ese brillo de la vigencia que solamente los verdaderos clásicos ostentan. Una oportunidad para ver por primera vez o reencontrarse en pantalla grande con una película de suspenso y súper acción de una profundidad alarmante, que supone una reflexión pesimista pero certera sobre nuestro futuro, ahora sí, muy cercano.

www.cinemark.com.ar/pelicula/AKIRA