RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

Hoy partido a las 3

Por: Laura Ávila

Se estrena el primer largometraje de la directora Clarisa Navas, ganador del Premio al Mejor Elenco en la muestra principal del BAFICI.

Sucede en el Litoral, en un barrio rural, de casas perdidas. Unas chicas se juntan para jugar al fútbol. Tienen un equipo que se llama Las indomables.

No son las típicas porteñas que hacen gimnasia una horita calzándose las últimas Nike mientras calculan cuánta agua van tomando. Estas se meten en el monte buscando la canchita de sus sueños, para jugar la copa Kuñá Porá y llevársela a casa. Cuentan con Tami, puntera habilidosa, como la mejor carta.

Hoy partido a las 3 es una película inusual. Es divertida, entretenida, auténtica y tiene algo para decir. Eso es muchísimo en este panorama actual de nuestro cine.

Sin dar cátedra de nada, su realizadora logra un estudio antropológico al interior de la femineidad en una forma otra, distinta a la propuesta por el mundo de los hombres.

Si bien es un film coral, existen personajes que se distinguen claramente y que se dejan querer.

Tiene un formato casi documental, pero que avanza con una curva dramática que crece, hasta desatar un clima de final de campeonato.

La directora ya se había destacado en proyectos para la TDA que siempre resaltaban la importancia de los paisajes litoraleños y su gente. Esta es su ópera prima, original, poética, plena de vivacidad, con gran sentido del humor. Se percibe en ella cierto aroma a las primeras películas de la Martel, pero sin el miedo a encontrarse con el corazón más genuino de las clases populares.

Valiente y corajuda, Clarisa la hizo sin el apoyo del INCAA, con aporte del FNA, un work en progress del Festival Asterisco, mucha garra y entusiasmo.

La fotografía es cruda y hermosa, se apoya en esos colores de los barrios correntinos. El recorte de los diálogos, ese trabajo de rescatar la espontaneidad, habla de un guión-escaleta más que de un guión de hierro. Hay una clara labor de edición, en donde las voces de todas las protagonistas están presentes.

Las actrices, muy frescas, espontáneas, encantadoras, además son futbolistas de verdad. Se salen lejos del estereotipo de torta varonera, alcanzan una ternura esencialmente femenina. Porque lo femenino, aquí y en todas partes, es fuerza, es el dínamo que mantiene girando la vida.

Ellas, Las indomables, son guerreras, pícaras, abejas hacendosas de sus alegrías, de sus deseos. Su realización como colectivo sexual pasa por el placer de lo lúdico, por compartir un juego, por ser solidarias, por hacerse amigas al calor de la pasión, en fin, por apropiarse de una cancha simbólica de valores que siempre habían ocupado los varones.

Hay detallitos muy graciosos, recreaciones acertadas y justas de espacios de lo cotidiano: esa murga pobre de bellas y de niños que espera ensayar en el mismo predio en donde practican las chicas; el candidato a intendente y su bizarra campaña de globos, locutores con la camiseta puesta y sorteos paupérrimos; el concurso de belleza; los perritos, la lluvia, el barro, el campo.

Se registró lo agreste de esas casas perdidas entre la naturaleza. El pobrerío, sí, pero digno, feliz y luminoso. Es una película de personas que disfrutan juntas y que sueñan.

El mundo masculino se ve apenas, extrañado, hostil y lejano, salvo la simpática figura del  entrenador (algún día va a haber técnicas mujeres).

Acontecimiento feliz este de saludar a una nueva realizadora. Recomiendo ver  Hoy partido a las 3 y esperar su próxima aventura.

Estreno en Buenos Aires: 7 de septiembre.