RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Drama documental

De los héroes que no aterrizan en las islas de los cuentos

Por: Lucho Gutiérrez

Una nueva mirada sobre el conflicto que produjo la guerra del Atlántico Sur, con una fuerte carga poética.

A principios de año, la joven dramaturga y directora Pilar Ruiz presentó esta obra en el festival de Novísima Escritura, con curaduría del maestro Jorge Dubatti. En ese esbozo se entreveía un material de calidad.

Este mes, después de mucha labor, se estrenó en la hermosa sala Beckett.

El trabajo terminado es una caricia al alma del espectador.

La dupla escénica compuesta por Juan Tupac Soler ( Mi hijo sólo camina un poco más lento, El chico de la última fila) y Verónica Cognioul Hanicq  (En el fondo, Descansa) vuelve a ser otro de los aciertos de la dirección, al igual que la decisión escénica que se encara junto a la artista escenógrafa y vestuarista Eliana Itovich.

La primera vez que vi a Pilar Ruiz fue en Jamón del diablo de Claudio Tolcachir. Siempre me llamó la atención, como esas rosas extremadamente blancas con el rocío de la mañana.

Ha tenido aciertos importantes; haber dedicado especial atención a su formación es uno de ellos. Sus materiales son de una marcada profundidad y compromiso social.

En este caso toma dos sobresalientes actores, de una versátil camada, y muestra con ellos la llegada de un excombatiente a su hogar.

La manera en que Itovich compone la casa, y el encuentro entre Julio y Cecilia por parte de Ruiz, forman una metáfora que cachetea cada célula del público que está observando una obra de arte, y a la vez se queda sin aire al comprender qué sentían aquellos héroes adolecentes, soldados con juguetes que la sociedad festejó en su partida; cómo fue el vínculo de quienes los empujaron a la patriótica y loable tarea, para otorgarles después ese desolador regreso. Por favor no se niegue esta experiencia.  

Teatro Beckett.

Teatro Beckett. Guardia Vieja 3556. Sábados a las 23.