RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

Sinfonía para Ana

Por: Laura Ávila

Llega a los cines porteños la primera película argumental de los documentalistas Virna Molina y Ernesto Ardito.

Antes de convertirse en cine, Sinfonía para Ana fue un libro. Lo escribió Gaby Meik, con formato de novela histórica para jóvenes. Basada en hechos reales, contaba una historia de amor en tiempos de la dictadura militar. Fue un texto muy leído en escuelas secundarias.

Molina &  Ardito, documentalistas egresados del IDAC (la mítica escuela de cine de Avellaneda), decidieron hacer la versión cinematográfica. A su manera.

Los dos tienen en su haber documentales muy logrados, como Raymundo o Corazón de fábrica, pero nunca se habían atrevido al argumental.

El resultado es muy bello, muy delicado. Logran captar la esencia de la protagonista, una chica sensible y dulce, recién entrada al Colegio Nacional durante la primavera camporista. Su mejor amiga es Isa.

En las aulas, las dos conocen a otros chicos, simpatizantes del peronismo. Con un ardor genuino por cambiar las cosas, se alistan entre las juventudes montoneras. En una reunión del centro de estudiantes Ana se enamora de Lito, un chico que milita en un partido de izquierda.

El romance entre los dos se torna difícil, por la desconfianza que hay entre los grupos y por un clima de violencia que va enrareciendo sus utópicos, hermosos ideales de luchar por un país mejor.

Esta película es ideal para ver con jóvenes porque promueve el debate, muestra que los adolescentes son seres pensantes, capaces de elegir su destino y de pelear por lo que consideran justo.

El casting se realizó en el Nacional Buenos Aires, en donde por primera vez permitieron una filmación puertas adentro.  Los rostros de los alumnos son muy particulares, frescos y auténticos. La protagonista, Isadora Ardito, revela un mundo a partir de pequeños gestos, muy bien captados por la cámara.

Las tomas son especiales. Los directores trabajan con planos muy cerrados, espacios recortados que señalan la interioridad de sus personajes. Es un cine de detalles, de gente que observa y construye un relato cinematográfico con ese estudio preciso. Cuentan con la belleza de lo simple. Encuentran una forma verdadera de transmitir posturas políticas, nociones y sentimientos.

Rocío Palacín es Isa, la ladera de fierro de Ana. Rafael Federman es Lito, y el elenco se completa con Ricky Arraga, un estupendo Rodrigo Noya, Vera Fogwill, Javier Urondo, Mariana Carrizo, Manuel Vicente, Sergio Boris, Federico Marrale, Mora Recalde y Leonor Courtoisie.

Abordada con delicadeza y encanto, esta Sinfonía para Ana halla una estética y un clima exacto para retratar una época.

Estreno en Buenos Aires: 19 de octubre.