RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Comedia musical

Jazz al diván

Por: Bianca Lalli

La experiencia vivida, en la noche en que fui a ver este espectáculo, fue otra por la que amo profundamente esta ciudad que sorprende a diario y me infla el pecho de orgullo.

Un nuevo teatro que abre, el Asterión, en pasaje Zelaya, que ya compite en esto de ser una de las cuadras con más teatros en la ciudad.

En el sitio donde quedaba  el modesto Pata de ganso, ahora hay un teatro que me aflojó la mandíbula. 150 butacas y una técnica increíble, sonido de última generación y una estupenda planta de luces que se corona con 8 robóticas, ¡Atención directores y puestistas!

Esta caja negra tiene una verdadera gema en su interior.

Un musical hecho por popes de la comedia musical de la ciudad y con una banda en vivo compuesta por Matías Valentino, Alejandro Bidegain y Marina Calzado Linage.

Jazz al diván, con autoría de libro y canciones de Fernando Albinarrate, imprime un nuevo acierto en su prolífera carrera, al igual que en Ni con perros, ni con chicos, que luego de dos temporadas en el Teatro Cervantes, ahora se puede ver los lunes en Espacio Callejón. O como Sally, una farsa y El puente azul con dos exitosas temporadas en el 25 de Mayo, actualmente los domingos en el Teatro El Extranjero.

Firma las coreografías Verónica Pécollo, la renombrada de Saltimbanquis, Mi perro López, Ni con perros, ni con chicos…

Lidera el equipo Gonzalo Castagnino, el laureado director de Asesinato para dos, musical multipremiado, dos temporadas en El Cultural San Martín y actualmente los martes en el Teatro Metropolitan.

Como si esto fuera poco, en escena están Lucila Gandolfo, Federico Llambí y Lula Rosenthal, que dan vida a diez personajes. Tres intérpretes con magnánima calidad expresiva en la disciplina que se propongan, con quienes Castagnino ha logrado volver a posicionar  su sello en una puesta tan creativa como compleja, donde hay verdad en los vínculos, preciosismo en las voces, con preparación vocal de Anahí Scharovsky, impecables cuadros coreográficos y una perfecta maquinaria propuesta por el texto y plasmada por la dirección de actores.

Encontrar esta gema en esta ciudad, es una caricia al alma, que solo da el arte y la gente que lo crea.

Sobre el escenario hay un lucimiento del género musical que muestra la calidad de producción que tiene nuestra escena local.

Jazz al diván es una analogía entre: el músico de jazz que debe escuchar a su colega para dar una devolución musical en las sesiones de jam; y el terapeuta que escucha a su paciente para poder intervenir en una sesión. Es la historia de tres terapeutas amigos y la felicidad de los vínculos. Es la locura de los argentinos. Es el amor. Y fundamentalmente, una obra de arte de Albinarrate y Castagnino desde su génesis, en un tono de comedia desopilante.

Es la apuesta a lo nuestro y a los nuestros, una apuesta con ribetes de proeza. Lograr semejante despliegue con una producción independiente, habla de inteligencia, disciplina para trabajar en equipo y mucho amor al arte.

Teatro Asterión.

Teatro Asterión. Zelaya 3122. Domingos a las 20:30.