RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Art rock

Nick Cave & The Bad Seeds

Por: Juanjo Méndez

Una de las agrupaciones más hipnóticas e interesantes de las últimas décadas vuelve a Buenos Aires después de 22 años de ausencia para presentar su último trabajo, Skeleton Tree.

Pocas bandas generan una devoción tan intensa como Nick Cave & The Bad Seeds. Por un lado, existe un halo de misticismo sobre el talentoso músico australiano que lidera la tropa, y por otro hay una atracción pseudo-religiosa por las melodías únicas de los Seeds, que combinan la delicadeza de la balada romántica con la fuerza sombría y chamánica del blues primitivo.

En el transcurso de más de tres décadas, el colectivo pasó por múltiples formaciones, comenzando por el tándem construido por el guitarrista Blixa Bargeld (de la banda experimental alemana Einstürzende Neubauten) y el multi-instrumentalista Mick Harvey, quienes delinearon el sonido original del grupo desde el furioso primer disco From Her To Eternity (1984) y acompañaron el giro artístico de la banda a partir de The Good Son (1990).

Hacia fines de los 90, la partida de Bargeld (y la reducción del protagonismo de Harvey) dio paso a la configuración actual de la agrupación, donde el multi-instrumentalista Warren Ellis pasa al frente como mano derecha de Cave, acompañado del suizo Thomas Wydler y el americano de ascendencia griega Jim Sclavunos en batería, percusión y teclados.

Hace dos décadas, el debut local de los Seeds (en el estadio Ferrocarril Oeste y el Teatro Ópera) tuvo como marco la presentación de Murder Ballads (1996), un álbum impecable con canciones basadas en relatos de crímenes pasionales. Esta vez el contexto es diferente: Skeleton Tree (2016), un disco desgarrador concebido a partir de la trágica muerte del hijo de Cave, se convierte en el disparador de una gira intimista en busca de redención que invita a abrazar la oscuridad para salir transformados en el proceso.

Estadio Malvinas Argentinas. Gutenberg 350. Miércoles 10 a las 20.