RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Rock nacional

Rubén Goldín

Por: E. V.

Una noche para el recuerdo: los clásicos de la nueva trova rosarina de la mano de uno sus grandes compositores e intérpretes.

Canciones que son pedazos de alma sostiene el músico rosarino. En Las cosas que uno quiere, esa vieja zamba que grabó Baglietto – zamba de su autoría-, había una parte que le saqué para mejorar mis recuerdos, que decía horno de ladrillos, girasol y zamba, y una trigueña que le quita el sueño. Se trataba de una foto de mi papá y mi mamá, frente a un horno de ladrillos en Montes de Oca, donde nació mi vieja. Así de íntimo, representativo y esencial es el arte que nos ofrece Rubén Goldín.

Su cancionero le canta  a las cosas sencillas de la vida, por eso conecta directamente con el corazón del que lo oye. Quién puede olvidar las dulces estrofas de El ogro y la bruja (acunaron tantas infancias), o la inquietante balada pop, llamada Sueño de valeriana. Rubén Goldín es niñez y adolescencia, es rebeldía y es paz.

Hizo muchos discos y presentaciones alrededor de América y el mundo, participó en cortinas de televisión  y hasta se dio el lujo de componer bandas sonoras para el cine. Es autor de la música original para la película La mayoría silenciosa, de Zuhair Jury, y aparece firmando y cantando temas en Buenos Aires me mata de Beda Docampo Feijó, y en El cumple de Gustavo Postiglione.

Este querido guitarrista, cantante, compositor y arreglador, uno de los fundadores de la mítica trova rosarina, vuelve  al Tasso para compartir aquellos clásicos de su repertorio y para deleitarnos con las canciones de su nuevo disco.

Lo acompañarán músicos invitados. No quiere anticipar quiénes pero, guiñando un ojo y con la sonrisa de quien sabe guardar un secreto, nos garantiza que será una entrañable sorpresa. 

Centro Cultural Torcuato Tasso.

Centro Cultural Torcuato Tasso. Defensa 1575. Tel: 4307-6506. Jueves 11 a las 22.