RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

Pensé que iba a haber fiesta

Por: Laura Ávila

Llega a las carteleras porteñas el tercer film de Victoria Galardi, una interesante coproducción argentina-española.

Victoria Galardi es la directora de Amorosa Soledad y Cerro Bayo. Esto quiere decir que tiene suficientes armas como para afrontar una película y convertirla en un espectáculo entretenido.

Pensé que iba a haber fiesta es una historia de situaciones. Con su cintura de realizadora, la Galardi le encuentra momentos divertidos y la hace avanzar siempre, sin escenas de más. Narra la historia de Ana, una española radicada en nuestro país desde hace ocho años y su mejor amiga, Lucía. Lucía tiene un buen pasar, una casa con pileta, una hija (Abi) y un ex marido (Ricki).

Lucía abomina de Ricki, dice que es un patético y se vive quejando de su impuntualidad y su falta de rigor paterno para con Abi.

Todo comienza cuando Lucía decide irse de vacaciones con su nuevo novio y deja la casa y la nena al cuidado de Ana. Ricki aparece a buscar a su hija y tienen un flechazo con Ana. Un flechazo de los más incómodo porque se trata de la ex pareja de su mejor amiga.

Más que la historia de un triángulo amoroso, la directora parece buscar el relato de dos vidas, la de estas amigas que se quieren. Bucea en la cuestión de cómo una mujer organiza su mundo a partir de un hombre, llevada por una especie de mandato que no se termina de ir, a pesar de lo liberales y modernas que puedan mostrarse. Por eso, a pesar de estar catalogada como una comedia, Pensé que iba a haber fiesta invita más bien a la reflexión, propone una revisada a fondo de lo que suponemos valioso para tener en esta vida. ¿Amistad? ¿Amor? ¿Estabilidad económica? ¿Un compañero de cama? ¿Hijos? ¿Carrera? ¿Un poco de ternura, venga del lugar que venga?

Coproducida por Gale Cine, Magma y Fernando Trueba, este film cuenta con las destacadas actuaciones de Elena Anaya (ganadora del Goya por La piel que habito de Pedro Almodóvar), el siempre efectivo Fernán Mirás y Valeria Bertuccelli, que compone una Lucía llena de vida y de contradicciones que termina robándose la película. También son de la partida Esteban Bigliardi y

Esteban Lamothe, el dúo dinámico del nuevo cine argentino. Aportan frescura y verosimilitud, además de llevar adelante las escenas más divertidas del film.

Ninguna fiesta, ninguna epifanía del amor se ve en los casi noventa minutos de cinta. Están avisados. No se trata de una comedia romántica, sino de un drama con toques de comedia, muy bien urdido y sin finales resueltos. Como la vida misma.

Estreno en Buenos Aires: 9 de mayo