RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Bar y parrilla

Mamita

Por: A. G.

La noche de Buenos Aires tiene infinidad de lugares para vivirla. Podés ir y venir, portarte mal o bien, pero siempre caés en los brazos de Mamita que te espera.

Norman es sin lugar a dudas una de las figuras más populares que tiene la noche y el Rock & roll de esta metrópolis. Considerado un bastión que se mantiene, luego de haber  transitado las más diversas épocas y regresado en las madrugadas desde los brazos de Dionisio, es hoy el creador de Mamita, ubicado en la esquina de Álvarez Thomas y Olleros. Es un bar donde brota la vida, los amigos se congregan a pasar buenos momentos en medio de eventos que se generan espontáneamente, un piano es el imán para muchos músicos trasnochados que dan forma a encuentros cumbres de nuestro rock. El encuentro de íconos de nuestras artes se produce en cualquier momento.

Norman es además un gran asador y eso se comprueba los jueves, cuando grandes costillares pasean por las mesas de los invitados y comensales de paso.

Si hablamos del segundo atractivo, que es el servicio, recomendamos fervientemente la calidad de lo que allí se procesa, la amplia variedad de sándwiches, las cervezas tiradas, las minutas a cualquier hora. Todo es de gran calidad y viene en porciones generosas como lo es su anfitrión.

Patas de jamón siempre frescas y mercadería a la vista muestran el nivel del consumo y la calidad de lo que se sirve, que es más que obvia.

Otra de las atracciones del lugar es la variedad de bebidas y tragos que se preparan.  Allí nunca es tarde, el ir y venir de gente nunca para.

Si vos no pasaste por Mamita, es como no tener el DNI, no pertenecés a esta parte del mundo. Todo programa que puedas hacer y los lugares que quieras recorrer siempre se terminan. Excepto este bar. Hay una mesa esperándote, un buen momento para vivir adentro, un acontecimiento espontáneo, único en la ciudad, que te lo da Mamita.

 

 

 

 

Álvarez Thomas 487.