RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

La ballena va llena

Por: Laura Ávila

El documental del colectivo Estrella del oriente se estrena en el Malba. Interesante reflexión sobre el arte, la creación y el valor de los seres humanos.

Las mesas de café sirven para hacer amigos. Pero cuando esos amigos son artistas, la charla de cafetín porteño puede servir, además, para generar una obra de arte.

De la creación y sus efectos concretos sobre la humanidad habla La ballena va llena, un documental escrito y dirigido por Daniel Santoro, Juan Carlos Capurro, Pedro Roth, Tata Cedrón y Marcelo Céspedes. Ellos, que vienen de diversas ramas del arte, componen el colectivo Estrella del oriente.

La película comienza, pues, en un café. Los artistas se plantean el concepto de la obra de arte. ¿Qué dota a un objeto de sentido artístico? Entre alusiones a Duchamp y la asociación libre que hay entre diálogo y diálogo, uno de ellos recuerda un programa de TV en donde unos inmigrantes africanos trataban de llegar a Europa y eran rechazados en Túnez. Si fueran objetos artísticos, les abrirían las puertas de los países del primer mundo, reflexionan. Así, jugando, fantasean con la posibilidad de resolver el tema de los migrantes declarándolos como obras de arte.

Esas dos ideas contrapuestas –migrantes vs obras de arte- instalan un conflicto digno de Serguéi Eisenstein y hacen avanzar el relato, que tiene momentos divertidos cuando los artistas –ya peinando canas-, aplican para una beca en España, van a trotar mundo a Budapest y los alojan en un Museo, o se pelean como chicos, tratando de definir hacia dónde quieren llevar su proyecto. Uno quiere hacer una película. Otros, llevar a cabo la quijotesca idea de construir un barco con forma de ballena que transporte a los migrantes y que tenga la virtud de ser una fábrica de arte. Que entren pobres por la popa, y que en la proa salgan invaluables piezas artísticas, sin olvidar la condición humana en el camino. El punto culminante de ese pasaje se haría en una réplica gigante del mingitorio de Duchamp, instalado como fuente de agua dulce en la cubierta.

Hay hallazgos que ponen la piel de gallina, como los fragmentos en donde anotan a los candidatos a obras de arte. Sus testimonios sencillos (el coro bellísimo de africanos en su selva, el francés que vive en un departamento pequeño, el paraguayo prolífico y esperanzado), son postales de una humanidad que encierra todas las expresiones.

La ballena va llena es un poco la historia de un berretín, pero desliza interesantes reflexiones acerca de lo que vale un ser humano, de cómo vivimos en un sistema que destina grandes salones a piezas inanimadas (los grandes Museos) y deja sin techo y sin dignidad a millones de personas. También habla de la burocracia del arte, y de cómo el destino no tiene leyes.

Sigue el derrotero de un grupo de hombres que pelea por manifestarse, por expresar lo que siente, por tocarle el traste a las grandes organizaciones culturales con la idea de un pez gigante, que transforme la forma de mirar al otro. Ese es el secreto de la eterna juventud del colectivo Estrella del oriente: no rendirse, seguir molestando, crear.

 

 

 

Estreno en Buenos Aires: 8 de agosto. Malba. Av. Figueroa Alcorta 3415.