RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

El 5 de Talleres

Por: Laura Ávila

Llega el segundo largometraje de Adrián Biniez, ganador del Festival de Mar del Plata: una comedia indie, suburbana, con gran espíritu deportivo.

Decía Alejandro Dolina que el fútbol es el deporte perfecto. Que en la cancha cabían todas las facetas del hombre, porque podía ser protagonista tanto del acto más heroico como del más abyecto. Detrás de esas expresiones no hay más que un loco del tablón, un (culto) apasionado de este deporte que atraviesa –a veces sin querer- nuestra forma de entender el mundo.

Esta pasión futbolera es muy fuerte en el conurbano bonaerense. Equipos de primera, como Independiente y Racing, mueven el corazón de multitudes. Pero además hay muchos equipos de segunda, tercera, cuarta y quinta división. Son los clubes de los amores, que enseñan también patín, taekwondo, básquet, que tienen bibliotecas populares, pileta y colonia de vacaciones.

Talleres de Remedios de Escalada es así. Un club emblemático del Sur.

Adrián Biniez (Gigante), nacido y criado en el barrio, conoce esa realidad y la explota al máximo para contar la historia del Patón Bonassiolle, un imaginario cinco de Talleres.

Patrón de la cancha, caudillo entre sus compañeros, calentón hasta la expulsión y entregado a la camiseta desde su más tierna infancia, el Patón está por cumplir treinta y cinco años y debe pensar en su retiro.

Ese momento de su vida, esa difícil decisión de cambiar todo el mundo que conoce, es donde el director enfoca la mirada.

Para darle vida al Patón contó con el trabajo de Esteban Lamothe (El estudiante, Villegas). Su forma de hablar, su estampa a lo Perico Pérez y su capacidad de transmitir la desolación, el miedo y la rebeldía que siente su personaje a la hora de cambiar de rumbo, todo eso sin perder el humor, completan una actuación que merece quedar en la galería de personajes amados de nuestro cine.

Lo acompaña Julieta Zylberberg (Relatos salvajes, La mirada invisible) excelente actriz que compone a Ale, la valiente y divertida compañera del Patón. Ella está siempre ahí, bancando los trapos, como una Beatriz de suburbio guiando al dantesco cinco hacia un pequeño paraíso posible.

El elenco se completa con César Bordón como el entrañable padre del protagonista;  Matías Castelli,  Alfonso Tort, Luis Martínez y Néstor Guzzini, actor uruguayo que interpreta al DT y logra una excelente versión de un Caruso Lombardi con la categoría perdida.

Las escenas del campo de juego se rodaron con hinchas vecinos que asistieron, convocados por el club, para salir eternizados en las tribunas. Son pocos, pero con el corazón grande. Hugo Donato, ex mediocampista, aparece también en la película.

El clima del film tiene un gran sentido del humor, con diálogos buenísimos y espontáneos. El 5 de Talleres es dinámica, divertida, cero drama y muy tierna. Transmite un mundo propio y es, además, una historia de amor.

Glorioso Talleres, cuna del Pupi Zanetti y ahora de películas de culto como esta, yo te saludo.

Estreno en Buenos Aires: 26 de marzo.