RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

Walsh entre todos

Por: Laura Ávila

Se estrena de manera simultánea, en el Cine Gaumont y en el Canal Encuentro, la nueva película de Carmen Guarini que, como siempre, trabaja con la construcción de la memoria.

Las imágenes que abren este documental me remiten a la escuela. Hay un hombre canoso trabajando en una mesa. Es un virtuoso dibujando, pero no utiliza óleos ni caras resinas. Se vale de un fibrón negro, de trazo grueso, y un liquid de esos blancos, para crear unas obras muy interesantes, que recuerdan a Magritte.

Se trata de Jorge González Perrín, un importante artista plástico argentino, pero no parece ninguna eminencia. Más bien recuerda a un profe de secundaria echando mano a los materiales que le tocaron en suerte.

Ese trabajo artesanal, esa impronta casi escolar, están muy bien captados y atraviesan toda la película de Carmen Guarini, antropóloga y realizadora audiovisual, creadora junto a Marcelo Céspedes de Cine Ojo.

Walsh entre todos no busca contar la epopeya del periodista más valiente de nuestra historia. Utiliza el ícono de su cara sonriéndonos desde un pasado en blanco y negro para empezar a contar la lucha por conservar una memoria.

Todos ya nos dolimos, de alguna forma, por aquello tan malo que nos pasó, que ofendió nuestra humanidad y que fracturó nuestra sociedad. La lucha que describe Guarini es la de tratar de juntar esos pedacitos y armar con ellos una obra de arte.

Perrín creó Arte Memoria, un colectivo, formado por familiares de las gentes tocadas por la desaparición y muerte de sus seres queridos, pero también por colaboradores espontáneos. Se encarga de pintar paneles, grandes lienzos con muchos colores, con la técnica infantil (otra vez la escuela, lo didáctico, lo que se transmite en grupo) de cuadricular una foto y replicarla luego en grandes dimensiones. La sencillez de la técnica, lo barato de los materiales que utiliza –témperas, cartón, pegamento- le permite llevar la hechura de las obras a las calles, en donde la gente al paso colabora pintando su cuadradito.

Los resultados, exhibidos en el documental, revelan una trama llena de color, de alegría, de ganas de expresarse. No tiene nada que ver con lo sombrío: la recuperación de la memoria en esta peli se parece a una fiesta, a una presentación permanente de una exposición pictórica. La gente se siente capaz de generar algo con sus manos, de crear. Ese orgullo consigue pertenencia, y la unión tan difícil por momentos, como un puzzle difícil, se va logrando.

El cine de Guarini es sencillo pero profundo. Nunca enuncia, solo muestra y confronta, sin violencia, con el espectador. El suyo es un relato de cuerpos, de gente de todas las edades que suma, que se divierte, que comparte, que gesta. No es un cine de protagonistas absolutos. Es –aunque parezca increíble a estas alturas, en donde la palabra está tan bastardeada- un cine del pueblo; ese nuestro pueblo hecho de señoras, de abuelas, de vecinos, de niños, de pibes barbudos, de personas que esperan y se atreven a mirarse sin vergüenza.

 

 

 

 

Estreno: Cine Gaumont. Espacio INCAA KM 0. Av. Rivadavia 1635: jueves 5 de noviembre. Canal Encuentro: Sábado 7 de noviembre a las 19. Repite el domingo 8 de noviembre a las 15 y el martes 10 de noviembre a las 12.30. www.eldesencantofilms.com