RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos internacionales

Un bello sol interior

Por: Soledad Castro Lazaroff

Llega a Argentina la única comedia de la cineasta francesa Claire Denis, donde Juliette Binoche vuelve a reafirmarse como una de las actrices más importantes de la escena europea.

Claire Denis es una de las directoras de cine más importantes de Europa. Discípula de Godard y creadora de películas de vanguardia, su cine es un arte del erotismo y el deseo, donde los temas son variados (dramas sórdidos, narrativas de guerra o vampirismo, entre otros) pero los cuerpos siempre son retratados con una cercanía inusual, con un ojo valiente y extremo.

Esta es su primera comedia y en ella se dio el gusto de adaptar el ensayo Fragmentos de un discurso amoroso, del gran teórico y escritor Roland Barthes. El resultado es una extraña película. Luminosa, fresca y tremendamente triste al mismo tiempo, Un bello sol interior retrata la neurosis femenina con una ambigüedad tierna y profunda, que dejará a los espectadores reflexionando durante bastante tiempo luego de salir del cine.

Isabelle es una artista plástica con una hijita de diez años, madre soltera y divorciada, que intenta encontrar al “amor de su vida”. Desfilan entonces por la pantalla una serie de encuentros amorosos de diversa índole, signados por la incomunicación, la frustración y la imposibilidad. Juliette Binoche sostiene el guion con una interpretación impresionante; es como la encarnación de la sensualidad intelectual. Isabelle culpa muchas veces a los hombres de sus fracasos, pero Claire Denis no le da tregua a su personaje y lo expone sinceramente: vemos sus propias cicatrices, el modo en que causa dolor, la manera en que se engaña a sí misma y el uso que hace del amor para no tener que ocuparse de los verdaderos problemas de su vida.

Es increíble cómo la película se sustenta en los diálogos, que son de una brillantez casi inalcanzable para una cinta estadounidense. Heredera de la mejor tradición de la Nouvelle Vague, Denis sabe cómo llegar al retrato más genuino de la intimidad, tomándose el tiempo para dejar crecer las conversaciones o los silencios, acompasando los momentos con los diferentes puntos de vista de la cámara, ejerciendo su mano caprichosa para mostrarnos un baile entre adultos donde el erotismo desborda o una charla de mesa donde la posibilidad de lo sexual solo deriva en incomodidad o paranoia. Es particularmente bella la escena donde Isabelle explota en una especie de ataque de ira con sus amigos intelectuales, dando cuenta de la necesidad de vivir experiencias auténticas en un entorno donde el vacío es tan perfecto y puro como la nieve que cae en el bosque.

Dulce e inesperada, Un bello sol interior es un tipo de película que seguro les gustará a los amantes del cine francés, porque les brindará un precioso rato de reflexión sobre el amor y el arte cinematográfico, capaz de renovarse todavía en un tópico al parecer tan trillado. Quienes no lo sean, de todos modos seguro disfrutarán la aparición final de Gerard Depardieu que, lúdica e irónica, corona la experiencia.

Estreno en Buenos Aires: 5 de octubre.