RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Bistró

Casa Watson

Por: Amelia Jonte

Ambiente excelente, exposiciones de arte contemporáneo, solar con historia y vista a la hermosa plaza Belgrano. ¿Se entiende? Casa Watson es una opción obligada a la hora de realizar una salida.

Cuando el barrio de Belgrano se consideraba la campaña de Buenos Aires, es decir, cuando todavía no formaba parte de la Capital Federal, un inglés adinerado, llamado Thomas Watson, decidió construir un hotel cerca de las barrancas.

Lo llamó Hotel de Watson, haciendo gala de una escasa originalidad. Sin embargo, el lugar resultó ser un éxito: de refugio preferido para los veraneantes de antaño, pasó a ser un alojamiento selecto a medida que el barrio crecía y las familias pudientes de la Capital fueron erigiendo allí sus casonas soberbias.

El 8 de diciembre de 1878, cuando inauguraron la Iglesia redonda de la Inmaculada Concepción en la rotonda pegada al hotel, el emprendimiento de Watson gozó de sus mejores días. Presidentes (como Nicolás Avellaneda y Faustino Sarmiento), viajeros famosos y artistas fueron alojados en sus habitaciones.  Eran célebres sus menúes, preparados por un cocinero escocés llamado Diego Gossart. La atmósfera era lujosa y relajante.

Parte de ese aroma aristocrático queda todavía en Casa Watson, el bellísimo restaurante que estamos recomendando. Erigido en el solar del aquel Hotel de Watson, conserva algunos de sus antiguos muros de ladrillo a la vista, una galería techada en madera y una bodega subterránea. Cenar allí remite a una página de nuestro pasado de granero del mundo.

Se puede tomar asiento en sus mesitas al aire libre, en la misma plaza Belgrano - en donde los fines de semana hay una feria de artesanías-, en la galería con aire acondicionado o en el interior mismo del local. Allí nos aguarda una muy buena exposición de plástica, curada por  Patricia Miani, Coordinadora del Espacio de Arte Casa Brando. Hay murales, estructuras que parecen flotar suavemente sobre las mesas, collages y muestras de fotografía. Las exposiciones se van renovando y generan un lugar visualmente interesante.

Tomarse un café en Casa Watson ya es una experiencia gratificante. Recomendamos el irlandés, con una buena porción de brownie. Si se quiere almorzar o cenar, la carta es muy variada: las cazuelitas de jamón crudo, roquefort y lomito ahumado son buenas para acompañar un vinito de bodega selecta como los que ofrecen. Para plato principal, recomendamos pastas: gnocchi de rúcula al gratén. De postre, un especial de la casa: manzanas flambeadas con azúcar negra y helado. Deliciosas.

El entrepiso deja lugar para más mesas, arriba. El salón principal es hermoso, como también lo son los efectos luminosos sobre los muros antiguos, la barra y el estilo europeo del solar. Recomendadísimo para una salida romántica, una picada con amigos o un cafecito paquete.

Casa Watson

Vuelta de Obligado 2072. Tel: 4788-4400.