RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Unipersonal

Las patas en las fuentes

Por: Laura Ávila

Una puesta del poema de Leónidas Lamborghini que logra la proeza de dislocar un discurso, de darle múltiples voces, recurriendo a un solo, extraordinario, actor.

Osmar Núñez interpreta a un soñador. Uno que nunca se cansa de buscar ilusiones. El tono de la voz de ese auténtico descolocado es barrial, suburbano, reconstruido de fragmentos de otras voces que se escuchan en la calle.

Hay personajes que se van perfilando. Hay un hilo conductor, lo que Tomás Eloy Martínez llamaba el relato de los dones, que es quizás una forma un poco cínica, de hablar de la fe que supone el peronismo.

Hay humor, hay una superposición de registros. Hay un caudal de cosas aludidas que tienen más fuerza que cualquier otra cosa que pueda decirse. Pero de eso se trata la poesía.

Vuelvo a Osmar Núñez para hablar de su hondura actoral, de los recursos que tiene para logra que este texto se multiplique como los panes de un banquete que algún día llegará. Él mismo se convierte en la poesía de Lamborghini, guiado por una sabia dirección de Analía Fedra García, que le saca lo mejor, lo apuntala, le abre puertas para que él encuentre lo que todos nos dijimos alguna vez en esta dura tarea de ser argentinos.

Hay espanto, hay reflexión, hay un fresco a lo Leonardo Favio, hay crítica de puertas para adentro. Hay un paisaje de lo político profundamente ligado a lo social y a lo espiritual. Ronda el espectro de un Mordisquito desempleado, bombardeado pero siempre dispuesto a seguir peleándola.

Y hay, insisto, un actor mágico, maravilloso, que sostiene todo este entretejido.

Vayan a ver Las patas en las fuentes para conocer a un poema que respira.

 

Teatro La Carpintería

Teatro La Carpintería. Jean Jaures 858. Tel: 4961-5092. Domingos a las 18.