RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Comedia romántica

Hasta el martes

Por: Laura Miranda

El amor salva al mundo y llena teatros. Un suspiro muy leve que pasa por el escenario, fascinando a la platea en cada función.

 

En Oriente se le da mayor valor al arte de quien talla un grano de arroz, que a quien esculpe una montaña. La perfección es mayor en lo mínimo, lo minúsculo, y esto es lo valioso de esta obra con dramaturgia y dirección de Verónica Mc Loughlin.

La directora logra otro acierto al construir este microcosmos poético, demostrando un don para la observación de las almas de la gente de la ciudad y su reproducción escénica. Ese sortilegio que se produce deja a la platea en una ensoñación de la cual no desea salir.

Sobre el escenario ocurre el encuentro de dos seres, construidos con tal perfección que borran por completo la preexistencia del rico texto, la estructura de esta historia. Todo se presenta con tanta naturalidad que el espectador es un voyeur de un departamento en Paternal, un vecino de privilegiada ubicación que esporádicamente observa la progresión de este vínculo que se produce con la liviandad propia con la que se genera el amor más puro.

Karina Antonelli y Mauricio Minetti protagonizan esta historia otorgándole sus consabidas experiencias actorales, logrando la difícil tarea de manifestar y reproducir ese característico halo que aparece en la vida de las personas cuando se presenta la magia del amor. Ambos digitan la transformación que produce ese encuentro. La progresión imperceptible pero evidente, ocurre en medio de un ámbito diseñado por Emiliano Pandelo, con una escenografía que explora las posibilidades del lugar.

Recomiendo enfáticamente este espectáculo, porque sin pretensiones, logra lo más importante y profundo de la función de este arte, que tan bien se hace en nuestra ciudad, la reflexión con una cuota de sana esperanza.

Vera Vera Teatro.

Vera Vera Teatro. Vera 108. Sábados a las 20:30.